Dulces

Queque Volteado de Espelta con Duraznos

Meses atrás me regalaron varias muestras de harinas de sarraceno y espelta, cereales cultivados por miles de años, pero que fueron perdiendo popularidad a medida que se masificó el cultivo y consumo de trigo.

La razón principal por la que la espelta casi dejó de cultivarse a principios del siglo XIX fue por la dureza de su cascara que la hacía difícil de remover. Hoy esta particularidad es una de las razones por las que se ha vuelto tan popular. El abandono que sufrió la espelta la mantuvo libre de modificaciones genéticas como las que ha sufrido el trigo. De ahí que se le considere parte del grupo de los “granos antiguos”.

Otra ventaja de su cascara gruesa es que es mucho más resistente a pestes y plagas por lo que su cultivo es normalmente ecológico.
Nutricionalmente es un cereal muy interesante ya que contiene mucha más proteína que el trigo, pero al mismo tiempo tiene un bajo porcentaje de gluten. También es mucho más rica en minerales, vitaminas y fibra.
Ahora, si hablamos del sabor es quizás la harina más deliciosa que he probado, tanto en panes como en este queque se puede sentir claramente un sabor terroso como la betarraga pero al mismo tiempo dulzón como a frutos secos. Quizás les haga más sentido cuando la prueben.

Ingredientes
Para el queque
225 g de harina de espelta
100 g de mantequilla a temperatura ambiente
100 g de azúcar moreno (integral)
115 g de leche entera
2 huevos
1 1/2 cucharadita de polvos de hornear
1 pizca de sal de mar
1 cucharadita de extracto de vainilla

Para la cubierta
6 a 8 duraznos maduros, pero firmes
4 cucharadas de mantequilla
1/2 taza de azúcar moreno

En un sartén a fuego medio alto agrega azúcar y mantequilla hasta incorporar, 3 a 5 minutos revolviendo ocasionalmente serán suficientes. Mientras tanto prepara un molde desmontable alto de 18 a 20 centímetros de diámetro con papel para hornear pintado con mantequilla.
Agrega el caramelo en el fondo y distribuye gajos de duraznos. Puedes laminar fino y cubrir con dos o tres capas o cortar cada mitad de durazno en tres partes, así consigues mucha más presencia de la fruta con una textura pochada muy rica.
Si tu molde desmontable es sin borde en el fondo, es buena idea hacer un fondo exterior con alusa foil para evitar derrames en el horno. Para el queque necesitamos pomar la mantequilla con el azúcar con una batidora manual o de pedestal hasta conseguir una pasta ligera y cremosa, luego agrega los huevos de a uno y mezcla hasta incorporarlos bien. Ahora es momento de agregar la vainilla y la leche. Mezcla un par de minutos y comienza a agregar la harina ya mezclada con los polvos de hornear y la pizca de sal. Incorpora la harina en tres partes y finalmente con una espátula termina de mezclar todo con movimientos envolventes.
Cubre la mezcla sobre el molde con los duraznos y con una espátula o cuchara distribuye toda la mezcla en forma pareja.
Hornear por 40 a 50 minutos o hasta que un pincho de brochetas salga limpio y seco desde el centro del queque.
Deja enfriar sobre una rejilla por veinte minutos antes de desmoldar.

2 Comentarios

  • Reply
    cesar
    enero 17, 2018 at 1:01 pm

    Hola, hay alguna forma de acceder a esta harina en Valparaiso?

    Se ve muy interesante probar este nuevo cereal.

    • PanBatido
      Reply
      PanBatido
      enero 17, 2018 at 1:06 pm

      Hola Cesar!
      Puede que en Alazen tengan (calle huito cerca de Ascensor Espiritu Santo), sino ellos mismos pueden encargar por ti. Otra opción es comprar online.
      La que usé yo es de http://www.nhogar.cl/ y también hacen despachos por bus en http://lavicuna.cl/ en este caso las harinas de La Vicuña son nacionales vs las de Nuevo Hogar que son importadas.
      Saludos!

    Deja un Comentario