Almuerzos y Cenas Vegano

Ensalada de Porotos Negros con Cebolla en Escabeche.

Si me dicen que piense en alguna ensalada de primavera, cierro mis ojos y pasan frente a mi ingredientes como palta, pepinos o tomates, pero nada me hace salivar más que las imagen de unas sabrosas cebollas escabechadas, heladitas, crujientes y sabrosas.
Sabiendo que no a todos les agrada, debo reconocer, que pasé años detestándolas. Mi mamá era fanática y solía poner un buen plato de cebollas en escabeche al centro de la mesa, enteras y brillosas inundando el comedor con ese intenso olor ácido y picante.
A los 19 o 20 años, cuando me enfrenté a mis primeras compras de alimentos, creo que sonreí cuando las vi en un gran barril azul en el mercado puerto, justo al medio de un barril con cebollas perlas y otro de pepinillos. Me dí cuenta que jamás en el centro de mi mesa habría un plato de cebollas a la hora de comer arruinando mi apetito.
Ridículamente, hoy en la plenitud de mi paladar, pienso completamente diferente y no sólo con las cebollas en escabeches, también me pasó con algunos pescados, mariscos, el pulpo, humitas, porotos, espinacas, merengue, bruselas, betarragas, la achicoria y un largo etc. Correcto, yo era la maña con patas.
Recuerdo que en un programa de televisión, explicaron que con los años las papilas gustativas al igual que todo nuestro cuerpo se van degenerando y que si probamos algo muy dulce a los 10, no lo sentiríamos igual que a los 30 o 40 y que además la intensidad de percepción de lo dulce y salado se pierde más rápido que lo ácido y amargo. Si eso es cierto explicaría el porqué muchas cosas que no somos capaces de comer cuando niños hoy pueden ser objeto de culto en la cocina.
Así que si eres de los que odias estas bolitas rojas, blandas, crujientes, ácidas, refrescantes y picantes en el fondo de la garganta, dale una oportunidad, ya es hora que se conozcan o reencuentren.
Esta receta es un tributo a esa bipolaridad gustativa que me aqueja, pero qué me hace muy feliz.

Ingredientes. (para dos personas)
1 taza de porotos negros.
1 puñado de perejil
3 cucharadas de aceite de oliva.
el jugo de medio limón pequeño.
sal y pimienta.

Para poder hacer esta ensalada debes tener los porotos cocidos con anticipación. La noche anterior los dejas remojando y al día siguiente los pones a cocer en agua con una hoja de laurel y un poquito de sal. Estarán listos entre 25 a 30 minutos. Pruebalos antes de apagar el fuego, la idea es que estén blandos pero que no se abran solos.
Con los porotos ya fríos solo queda picar la cebolla en tiras largas, mezclar con aceite de oliva, sal, pimienta y el jugo de limón. También mezcla con el perejil picado pero guarda un poco para agregar a cada plato al final.
Creo que por su aroma, el perejil aporta más frescura a la ensalada y por su sabor un poco picante como la pimienta no se pierde entre la intensidad de la cebolla.
Es una de mis entradas favoritas y si la quieres usar de acompañamiento, va muy bien al lado de una albacora a la parrilla.
panBatido.

2 Comentarios

  • Reply
    Bea
    abril 2, 2019 at 12:43 am

    CUÁNTO dura en heladera?

  • Reply
    Horacio
    marzo 28, 2016 at 9:30 pm

    Hola, me interesaria saber como se prepara la cebolla al escabeche. Muchas gracias!

  • Deja un Comentario